domingo, 1 de febrero de 2015

Las cosas que cambié y dejé por ti



No, no es una declaración de amor ni tampoco un comentario sobre la canción llamada así. Es más que nada una queja contra el trastorno que me aqueja (quería rimar xD y sí, no soy buena en rimas). Quienes han leído alguna entrada que publiqué hace unos meses (sí sí, todas las entradas son de hace meses, soy una vaga), sabrán que sufro de Trastorno de Ansiedad con Crisis de pánico. Y hoy no vengo a explicarles qué es, vengo a quejarme sobre las cosas que tuve que cambiar y dejar por él.

Primero, sí, primero. ¡El café! Sí, Dios. Quienes me conocen más íntimamente (no piensen raro), saben que antes yo solía beber al menos cinco tazones de café  d i a r i o s. Tal cual. Y eso aumenta considerablemente en vacaciones, ¡si hasta un termo subía a mi habitación! Casi ni le echaba azúcar, únicamente quería sentir ese sabor amargoso que me hacía relajar. Bueno, la cosa es que luego descubrí que es un factor que sube la ansiedad, y como ya de por sí soy altamente ansiosa, tuve que dejarlo. 

Igual y merezco una felicitación, ¿no? No recuerdo la última vez que bebí café. Estoy tomando solamente el césped de alguna fábrica (a.k.a té). No es la cosa más sabrosa del mundo, ni de lejos, pero con una buena cantidad de azúcar, puede mejorar. Al final, bebo azúcar con té. Rico, ¿a poco no?

Dejando de lado lo más "gracioso" (y es que nadie se esperaba a que yo pudiera dejar de beberlo), me quejo de lo realmente más importante, ¡mi carrera! Sí, ya sé, llevaba sólo unos meses, pero puta que me encantaba. Pero claro, este trastorno empezó a manifestarse en medio de los exámenes, lo pasaba muy mal y al final tuve que congelar el año. 




Pensé, inocentemente, que podría volver el 2015. Era Julio, ¡tenía meses por delante para sanarme! Y estamos en Febrero y con suerte he disminuido la frecuencia de esos ataques. Créanme, no es que tenga ansiedad de comer o hacer algo, como algunos creen que es esto y se "autodiagnostican" por morderse las uñas. Cuando no puedas subirte a un bus por miedo a desmayarte o miedo de tener que bajarte en mitad de la carretera para respirar, bueno, tal vez podría ser que me entendieras.

Mi universidad, para empeorar, queda a las afueras de mi ciudad, el viaje de cada día era de al menos cuarenta minutos, por lo que no les puedo describir mi estómago en el camino a ella antes de un examen. Entonces, ¿puedo volver este año? Al parecer, no será así. Y quizás hasta que aprenda a controlar los ataques pueda regresar. 

¿De qué otra cosa puedo quejarme? Ah sí, de las veces en las que no he podido ir a trabajar. Entenderán que no soy de las que disfruta quedándose en casa, y como quiero "curarme", pretendo someterme de a poco al estrés de alguna rutina, en este caso un trabajo. Tengo algo así como dos trabajos, uno es fuera de la ciudad. Puedo viajar siempre que sea acompañada por alguien, y mi jefa me viene a buscar a la ciudad. Pero el martes, y en otras ocasiones, no ha podido venir y debo irme sola. ¿Qué ha pasado entonces?

¿Qué creen? ¡Ataque de pánico! Sí, me despierto en la mañana con un dolor de estómago que ni les cuento, nauseas, respiración acelerada, taquicardia y una desesperación que ahoga; ¿alguien podría ir a trabajar cuando tu cuerpo te indica "¡hey! peligro, te desmayarás!", lo dudo. Y por mucho que intento decirme "Puta, recuerda que de esto se trata todo, tu mente te engaña para hacerte creer que viene una crisis de pánico"... pss, no, no se puede evitar.

Otras veces, no he podido hacer algo tan simple como ir al cine, o salir con amigos porque no me siento bien y presiento que algo me pasará, así que me debo quedar en casa totalmente aburrida y sintiéndome pésimo, sin contar la autocrítica de darme cuenta de que esto me controla a mí y no yo al trastorno; un sentimiento horrible.


Oh, por favor, tenía que agregar a alguien ultra sexy que sufriera algo similar :e

Como pueden percatarse al leer esto, actualmente mi vida se limita a lo que me produce o no ansiedad, al cómo me siento "hoy" o cómo podría sentirme mañana. No puedo asegurar al cien por ciento nada, realmente nada, porque no sé si amaneceré en un buen día o en uno pésimo. Todos se quejan de todo, yo me quise quejar hoy. Sirve para desahogarme y  retomar el blog, a ver si no me pierdo mucho tiempo una vez más.

En fin, ojalá nunca deban pasar por una crisis de pánico, definitivamente está muy lejos de ser la sensación más placentera del mundo. De cualquier forma, si sufren de ello, pues no nos queda más que batallar contra ella para que no nos joda las demás cosa (nadie quiere quedar agorafóbica, definitivamente xD y es un riesgo).

Otra cosa, intenten no tomar Fluoexetina, porque dejarla incluso después de tan solo unos cuantos meses (cinco o seis), es francamente horrible, capaz hasta vuelva a tomarla.