jueves, 23 de enero de 2014

La ladrona de libros


¡He vuelto de nuevo! Y dos veces en un mes, esto ya es extraño, ¿no? Pero tenía que hacerlo porque me leí otro libro y creí pertinente dar una opinión respecto a él. Partiré esta vez diciendo dos cosas: Tengo sueño. A las 4 am decidí que terminaría el libro porque quedaban pocas páginas, si es que 150 entra en la categoría de "pocas" para la gente normal, así que me dormí como a las 7:30 am. Y la segunda cosa, es que el libro me encantó. ¿Cuál es la maravilla? Ya verán.


Reseña: ¿Debo volver a mencionar lo pésimo que se me da? Esta vez decidí colocar la "oficial" porque no hay mejor forma de reseñarla.


Érase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la muerte contaba su propia historia. En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía cuentos hermosos para escapar del horror de la guerra. Al cabo de un tiempo la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras. Con esas palabras escribió una historia hermosa y cruel que ahora ya es una novela inolvidable.
Verán, el libro me lo habían dicho junto a Bajo la misma estrella, así que es normal que haya sido el siguiente en leer después del mencionado (y su relectura), y no puedo esperar mucho más para dar mi opinión porque intento sacarme de adentro la cantidad de emociones que provocó "La Ladrona de libros" en mí. Y sí, dirán "pero si tú siempre te emocionas", es cierto, pero eso no quita el hecho de que este libro destaque.

¿Cosas generales? Liesel es la protagonista, pierde a su hermano al inicio de la narración, justo antes de llegar a su nuevo hogar, donde su madre la va a entregar porque considera que es la mejor opción (su padre era un comunista desaparecido y su madre, por supuesto, era constantemente interrogada). Este  acontecimiento la acompaña en sus sueños cada noche desde entonces. 

Münich, entenderán, no era precisamente una linda perspectiva en la época, pero allí se sintió a gusto con el paso del tiempo. Hans y Rosa Hubermann serán, desde entonces, sus padres. Será allí, en Münich, donde conocerá a su mejor amigo, Rudy, y también al "judío que escribe historias hermosas para escapar del horror de la guerra", y lugar donde verá los horrores de la Alemania nazi. 

De las primeras cosas que llaman la atención de este ejemplar, es la narradora: la Muerte. Oh, sarcástica muerte. Es una narradora algo extraña, vamos, jamás había leído un libro así (aunque tampoco puedo jactarme de haber leído muchos libros, eh), por lo que al inicio lo sentí algo incómodo. Termina siendo un punto malo para el libro, pero también un punto bueno para éste.

Malo, porque muchas veces inicia un capítulo y te dice exactamente el final de éste. ¡Oh, por Dios! Es como un spoiler hecho dentro del propio libro, o sea, el narrador te dice un spoiler, ¡WTF! Sí, desconcertante, pero "bueno" y atractivo si lo miras desde otra perspectiva. ¿Cuál? Te dice en qué acaba, pero no cómo sucede, entonces te enganchas porque necesitas leer exactamente lo que pasó.


El inicio es algo flojo, debo admitirlo, en un día sólo pude leer cerca de treinta páginas, lo cual debería darles a entender que "era malo" para mí y hasta decepcionante, pero entonces me decidí a leer los demás capítulos, avanzar. Y cuando entró Rudy a la historia, bueno, ya conocen lo que pasó (lo leí todo el día y toda la noche), porque hace que pase de ser una novela sobre la guerra (de la cual hay muchas más), sino también de la amistad y el inocente amor de la niñez.

Me gustó el personaje de Rudy, también el de Max, el judío que aparece en la vida de Liesel y la complicó un poco. Entenderán lo que debió vivir Max si entienden de la época, y a medida que avanzas vas pensando en lo que puede le puede ocurrir aún y si la Muerte narrará su muerte, lo cual te produce una jodida sensación de miedo, ¿quién no podría tomarle cariño a Max? ¿Quién no sufriría si algo le sucediera?

Sobre el final. Es esperado, ya saben, la Muerte suele darte spoilers, pero eso no quita el hecho de que leerlo te revuelva el estómago y te produzca un nudo en la garganta, si eres como yo, seguramente llorarás. Fue crudo y tan propio de la segunda guerra mundial que te hace pensar en toda la humanidad y lo mal que está, pero también te da cierta esperanza, la típica de "después de la tormenta, siempre sale el sol" o qué se yo; sólo lloré (xD).

A pesar de todo el drama, de que esté basado en la Alemania Nazi, verás mucho más que las consecuencias de la Guerra en los personajes. Verás también muchos momentos hermosos, porque la ladrona de libros es una niña como cualquiera, que adora la lectura incluso desde antes de saber leer. Una niña que ríe, juega y pelea, y roba, claro, y que tiene un padre cariñoso, de esos que "abrazables", y una madre que te hace reír cada vez que emite comentarios como "Saukerl" o "Saumensch".

Un libro así, les aseguro que es altamente recomendable y verdaderamente inolvidable. 


"Había una vez un hombre bajito y extraño que decidió tres cosas importantes acerca de su vida.
  1. Que se haría la raya del pelo en el lado contrario a todos los demás.
  2. Que se dejaría un pequeño y extraño bigote.
  3. Que un día dominaría el mundo."

Ranking




¡Hasta la próxima!