sábado, 5 de febrero de 2011

Green Day Chile 2010


Sí, me dirán, ¿ya no ha pasado mucho el tiempo? Y sí, es muy cierto; pero no por eso olvidé todos y cada uno de los detalles que sucedieron antes y después del concierto más genial de mi corta vida. El porqué escribo ahora, es simplemente porque no usaba blogger hacia tiempo y tengo una especial gana de contarles cómo fue que llegué a verlos en vivo.

Recuerdo que en Marzo, unos rumores me dejaron emocionada. Muchos foros hablaban de la gira por sudamérica y que quizás pasarían por Chile. Mucho tiempo intentando saber si era cierto o no, hasta que finalmente en Mayo salió en un noticiario, luego en otro y otro, que Green Day había agendado un concierto para Octubre después de doce años de haber pisado suelo chileno.


Obviamente, me emocioné casi de inmediato. Le conté a todos mis amigos y compañeros que venían y mis ganas de ir a verlos. Sin embargo, mi mamá no quería darme el dinero suficiente y yo no alcanzaría a juntar ese dinero porque, bueno, al final de cuentas no lo podría reunir sola. Y junté algo, pero llegando a mediados de Septiembre, había juntado menos de la mitad.

En Septiembre estaba como siempre en Twitter, viendo qué novedades había. Era el 18 de Septiembre (Fiestas patrias de mi país) cuando miré algo de "Diarios Ciudadanos" y una pregunta para ganarse una entrada de Green Day. Me reí, sabiendo que esas cosas son muy al azar y las posibilidades de ganar son pocas, pero igual respondí a "¿cómo se llama el cantante de Green Day?".

A comiezos de Octubre, recuerdo que andaba triste porque incluso pensé que se acabarían las entradas. ¡Vamos!, estábamos a unas tres semanas de su llegada y yo sin entrada; pero de repente vi en mi correo una "¡Retira tu entrada para Green Day!" y yo "sí, claro". Obviamente, la curiosidad ganó y abrí el correo. Quedaban dos semanas para el concierto y ahí me decía que había ganado la trivia y que una entrada me llegaría.

Bien. No creí de inmediato; pero me contactaron y todo y no quería creerlo hasta que la entrada llegara, no quería ilusionarme sabiendo que podría ser falso. Veía el comercial de la tv sobre el 24, con mis dos bandas favoritas: Green Day y Attaque 77 (sí, una suerte), y ya faltaba una semana para el concierto, cuando llamaron y me dijeron que vaya a una oficina de mi ciudad a retirarla.

Desconfiada me dije "¿qué pierdo con ir?". Es que las trivias de internet son tan falsas algunas veces; pero fui igualmente. Subí en el ascensor (me marean) y llegué a la oficina. Gusto fue ver ahí encima mi entrada, y mala suerte por la entrevista. Odio las cámaras y esas cosas, tuve que aguantar eso porque tenían mi entrada y quizás luego no me la daban.

Una vez volví a casa, al día siguiente me contactaron de otro diario, el más leído de mi ciudad, para que diera, ¡una entrevista! Y yo quedé como "ya bueno". Me sacaron una foto con mi entrada y me entrevistaron (estos cambian todo lo que dije, pero bueno, eso todos lo saben). Fue como dos días antes de mi ida a Santiago.

Luego de doce horas de ida a la capital, un día de espera más, por fin el 24 de Octubre se marcaba en el calendario. Mi emoción era gigante, juro que incluso estaba mareada. No tenía cámara, sólo un teléfono celular con tapa. Pero no me interesaba, yo sólo quería que pasara rápido el tiempo... ¡Y me llevaron por fin! Claro, no a la hora que hubiera querido yo (doce horas antes), me llevaron justo cuando comenzaba el primer telonero, a las 6 de la tarde. El grupo era Bbs paranóicos.

Había mucha gente ya en cancha, yo quedé muy atrás. Lo peor es que yo soy literalmente enana y veía muy mal. Mido 1.50, así que realmente soy muy chica. Terminó el primer telonero y entró Attaque 77. Con emoción coreé sus canciones, sabiendo que era mi momento para utilizar encanto y carisma, además de inteligencia y carita dulce. Se dirá, ¿para qué? Bueno, habiendo viajado doce horas, mi pretención no era mirar a Green Day desde la mitad de cancha.




Comencé a caminar mientras cantaba con Attaque, pasando entre la gente. Les sonreía cuando los adelantaba, y me sonreían también. Claro, soy tan pequeña que ni les molestaba. A algunos le hablaba y le decía que si me podía ganar delante de ellos, y siempre obtenía una respuesta positiva. De seguro porque decían que no llegaría lejos, y a esa altura creía lo mismo. Además, mientras más me acercaba, menos veía. Una vez ahí, debía llegar adelante sí o sí.

Cuando terminó Attaque, comencé a desesperarme. Estaba atrás todavía, claro que más adelante de la mitad. Una chica comenzó a hablarme, no recuerdo nombre, pero creo que era de Valparaíso o Viña del mar. Luego un chico fue quien comenzó a hablarnos, me decía cosas y la verdad no entendí ni su nombre, si es que me lo dijo, por lo alto de la canción "Eh oh, let's go". Comenzamos a avanzar los tres. El chico ocupaba un puesto, yo ocupaba el que había ocupado él y la chica ocupaba el que yo había dejado.

Se apagaron las luces y los gritos se hacían escuchar, y aumentaron cuando comenzó a sonar la voz de Billie cantando Song of the century. Yo estaba desesperada y temía pasar por esa rueda de punks que bailaban sin música. Es que podían pegarme, no es que les tenga mala, dado que son geniales. Luego empezó 21st Century breakdown y comenzaron a bailar peor. Me armé de valor y pasé, llevándose unos codazos, pero sabía que no eran con intenciones malas.

Seguí avanzando y cada vez los veía más cerca, así como cada vez más me quedaba sin aire, sintiendo mereos mientras la corriente de los que saltaban me llevaban. Y no, no me quise mover a pesar que muchos caballerosos hombres me decían, "¿estás bien?, ¿quieres salir?". Se reían y movían la cabeza cuando decían que no. Estaba muy mal por los codazos, empujones y todo, pero cada vez estaba más cerca.

Finalmente me vi entre las primeras seis filas si es que hubieran. Estaba muy cerca cuando cantaban East Jesus Nowhere y Holiday, siendo sólo unas de las primeras seis canciones. ¡Se veían tan cercanos que me imaginaba poder tocarlos, besarlos! Pero si lo hacía o no, ya no me importaba, yo seguía avanzando. Y claro que los dos desconocidos seguían cerca mío. En Give me novocaine, el chico sujetaba sus manos en mi hombro y me cantaba al oído, imagínense lo sonrojada que estaba.


Cuando vinieron los Mini covers de rock clásico (Iron Man, Rock 'N Roll, Sweet Child O' Mine Highway To Hell y Master of Puppets) no dejaba de cantar, y más porque yo estaba entre las tres primeras filas ya. Quién no estaría tan feliz que yo. Y lo mejor es que realmente no era lo mejor aún. En She, llegué a la primera fila, en el medio. Veía a los tipo de amarillos y a Green Day más cerca que nadie. Claro, un lugar como ése no se puede conservar por mucho tiempo, pero sí lo suficiente para ver completo She, Basket Case, King for a day (además de Blitzkrieg Bop, Shout, Break On Through, Satisfaction y Hey Jude).

En 21 guns, ya estaba adelante, en primera fila, pero más hacia la izquierda, casi donde terminaba el escenario, pero no me interesaba, ¡había visto el trasero de Billie! Okei, no soy pervertida en ese sentido, pero me refiero a que estuve cerca que lo vi mejor que nadie. Luego tocaron Minority y el solo lo hizo por donde estuve yo y por ahí más o menos le tomé la mano. O sea, no estoy segura.

Billie estaba dándole la mano a los fans y todos estábamos recargados en la típica reja. Justo cuando venía hacia mi mano, uno de los guardias nos empezó a empujar y me pegó fuerte en los hombros hacia atrás. Pensando que caería, miré hacia atrás y sentí unos dedos al revés de los míos. Miré hacia adelante y Billie le saludaba a la chica que estaba después de mí. Odié al guardia porque siempre quedaré con la duda de si me dio la mano o no, pero creo que sí, porque los otros estaban con la mano hacia el mismo lado que yo, obviamente. Y a todos les dio la mano.

Después de eso, ya no necesitaba más. Mucha suerte y creía que realmente podría morir ahí de una ataque cardiaco y moriría feliz. Esos dedos y esa mano estaban tibios, a pesar del frío. O sea, hubieron chicas que lo besaron, lo abrazaron y todo, pero yo me conformaba con haber tocado esa mano tan... ay. Sé que algunos dirán "ni siquiera estás segura", pero prefiero creer que sí, porque es más seguro que sí a que no, por la dirección de esa mano. Y sí, odio al guardia.



Una vez terminado el concierto, luego de treinta y cuatro canciones, me quedé, como muchos, observando el estadio, comprando y cosas por el estilo. Estaba mareada y me sentía mal, por tanto golpe que recibí en mi intento de llegar adelante. En el auto y cuando intentaba dormir, me sentía pésimo, pero sonreía por recordar todo lo que había vivido ahí dentro, y veía esos pósters que me había comprado.

De vuelta a Osorno, todos me decía "te vi en el diario" o me preguntaban cómo me había ido y cosas por el estilo. Ese Martes se me reventaron las narices, sangró tanto que me estaba ahogando con ella, pensaba que era porque me habían molido en el concierto, pero seguía pensando y hablando sobre eso. Era mi tema y el tema de mis conocidos. ¿Cómo no? Si sólo hablaba con ellos eso mismo. Green Day, Green Day, Green Day.

En definitiva, fue lo mejor que pudo pasarme. Es todo tan... tanta suerte junta. Desde aquella trivia que desconfiaba fuera verdad, la llegada de esa entrada que hizo me dieran el permiso para ir. Llegar a las seis y llegar adelante luego, y tocarle su mano. Sin duda, para mí y para muchos, ese día es y será inolvidable.

Aclaraciones: Ninguna fotografía es mía, como dije, no tenía cámara más que una muy mala de celular y se veían horribles.

2 comentarios:

Tato dijo...

eeeeeh xD no se si quedará el comentario porque no soy de las que dejan comentarios en blogs xD pero bueno, solo para aclaración, soy Tato Malfoy, vos sabes xD

en fin, me leí toooda la entrada y te aseguro que bueno, no estuvimos en el mismo recital, y es más, cuando vos estuviste viendo a GD yo ya estaba hablando y enefermando a mis amigas del concierto hace ya dos días (en buenos Aires tocaron el 22 de octubre)

Bueno, queda decir que cada una de las palabras me emocionó muchísimo porque se que es lo que se siente estar ahi, frente a una de las bandas más maravillosas que pueden existir sobre la tierra y después de años de fanatismo y de espera, llegaron para darnos el mejor día de nuestras vidas.

No quiero hablar sobre el concierto porque se me humedecen lso ojos de pensar que ya pasaron meses desde su rpesentación y no se cuanto tiempo tardaran en volver, pero de algo estoy segura y es que cada vez que vengan, yo voy a estar ahi y no solo eso, ese concierto va a quedarme como uno de los mejores recuerdos de mi adolescencia.

bueno, pasaba a dejar mi comentario. Besitos Bibi n.n

Lucy dijo...

Ay, Bi, me emocionaste muchísimo con cada una de esas palabras *¬* Es que te entiendo, sé lo que se siente *.* Ya la primera vez que me dijiste lo de la mano de Billie casi me da un infarto... y hoy sigo igual xD.

Ay, la verdad es que emociona muchísimo pensar eso *O* El 22 fue el mejor día de mi vida, y me imagino que el 24 fue el tuyo n.n. Creo que morí en ese recital, literalmente.

¿Tú también viste el trasero de Billie? (?) xDDDD Ok, tenía que preguntarlo xD ¿Y allá también tocaron todos esos covers? o.o Qué guay xD.

Bueno, Bi, eso quería decirte nada más. Que te entiendo y que ese día fue lo mejor que me pasó *O*

Besos n.n

Mai.